7 reglas para delegar trabajo

Tenga uno gente a su cargo o no, siempre está bueno sacarnos trabajo de encima. Especialmente si alguien puede hacerlo más rápido, mejor o simplemente si nosotros podemos estar en nuestros hogares o de vacaciones :P Tal vez no coincida completamente con todo lo que dice el artículo; pero no deja de tener información a tener en cuenta.

Notas

  • Esto es una traducción del artículo original: 7 Rules To Live By When Delegating At Work
  • Les recomiendo visitar el sitio de origen, Productive Geek, nuevo pero promete
  • Esta fue una traducción espontánea y sin permiso de los autores; por lo que podría ser removida en caso que los autores consideren que no es apropiada (les dejé un comentario en el post original informándoles al respecto)
  • Los links del artículo original se mantuvieron por lo que es posible que los mismos contengan contenido en inglés

Traducción

Si uno quiere ser productivo y exitoso en el trabajo, necesita dejar de ser la persona de la oficina que es buena en las cosas que le delegan y trabajar para ser la persona que es buena delegando. Por supuesto que hay excepciones a esta regla, pero la clave es en que esos momentos deben de ser escasos y esporádicos si uno quiere manejar bien el tiempo y completar las tareas prioritarias a tiempo.

En mi opinión hay una sola situación en la que esta regla no aplica: sos nuevo e inexperimentado. En esos casos: mis condolencias, te va a tocar bastante más que tu ración de trabajo pesado y, sí, entre todo eso trabajo va a haber cosas fuera de tus habilidades. Si uno es ambicioso y quiere ascender para poder ser el que delega va a haber que impresionar y agarrar cuanto se pueda. No hay que morder más de lo que uno puede tragar, porque no queremos desilusionar y hacernos ver incompetentes al no cumplir plazos o entregar trabajo mal hecho.

No hay nada de novedoso en los beneficios de delegar, pero el quid de la cuestion sí lo es: la gente simplemente no es buena haciéndolo. Cualesquieras las razones sean, hay que evitarlas y hacerlas un objetivo. Si se lo consigue, nos encontraremos con más tiempo para manegar proyectos más sustanciosos y visibles, para mejorar el talento y desarrollo profesional, para convertirnos en líderes. Antes de sumergirnos en estrategias que recomiendo para convertirnos en delegadores, quiero remarcar la necesidad de usar el sentido común al delegar tareas. Por ejemplo, si un proyecto o tarea en particular grita nuestro nombre, deberíamos de considerar mantenerlo para nosotros o sólo delegar partes menores para que otros nos ayuden.

Las 7 reglas a seguir al delegar

  1. Deja de lado la noción de ser el bueno de la oficina
  2. Conoce a tus compañeros de trabajo, dentro y fuera de tu sección o grupo, preséntate a ellos, interésate en sus tareas y roles
  3. Evalúa las habilidades, fortalezas y áreas de experiencia de las personas (importante ya que al delegar se quiere agregar esa experiencia y rol al proyecto)
  4. Siempre piensa en ¿qué ganan ellos con esto? (es un punto importante para vender la delegación, pero puede ser tan simple como remarcar que el projecto es grande o público)
  5. Espera que te digan que sí y confía en tí mismo
  6. Atribuye y da crédito del trabajo y esfuerzo de otros (esto es crítico para futuros esfuerzos al delegar y tus jefes/directores te verán con una luz diferente… ¡podés tener gente a cargo!)
  7. Maneja los proyectos que delegas apropiadamente y comunica la expectativas claramente (esto es distinto al simple manejo de recursos y personas)

Hay que empezar lento si somos nuevos en esto de delegar. Cómo delegamos y el enfoque que le damos cambiará dependiendo de con quién lo estemos haciendo, así que hay que ser creativos al acercar y hacer el pedido. También hay que recordar que, una vez que se delega, se le da a esa persona el derecho de apropiarse de esa tarea. Si uno es particular y detallista entonces probablemente querrá hacerle cambios al producto final. Siempre que sea posible, es recomendable no comentarlo o mecionar que se lo revisará e incorporarán cambios antes de entregarlo. ¡Buena suerte!